Conoce al «hombre dragón», que podría pertenecer a una especie distinta de humano primitivo

Conoce al «hombre dragón», que podría pertenecer a una especie distinta de humano primitivo

(CNN) — Un cráneo escondido en el fondo de un pozo en el noreste de China durante más de 80 años podría pertenecer a una nueva especie de humano primitivo que los investigadores han llamado «hombre dragón».
El emocionante descubrimiento es la última adición a un árbol genealógico humano que está creciendo y cambiando rápidamente, gracias a los nuevos hallazgos de fósiles y al análisis de ADN antiguo conservado en dientes, huesos y tierra de las cuevas.

El cráneo bien conservado, hallado en la ciudad Harbin, en China, tiene una antigüedad de entre 138.000 y 309.000 años, según los análisis geoquímicos, y combina rasgos primitivos, como la nariz ancha y las cejas y la caja torácica bajas, con otros más parecidos al Homo sapiens, como los pómulos planos y delicados.

hombre dragón

Esta ilustración muestra el posible aspecto del Homo longi, el hombre dragón.

El antiguo homínido, que según los investigadores era «probablemente» un hombre de 50 años, habría tenido una cara «extremadamente ancha», ojos profundos con grandes cuencas oculares, dientes grandes y un cerebro de tamaño similar al de los humanos modernos.

Tres artículos que detallan el hallazgo se publicaron este viernes en la revista The Innovation.

«El cráneo de Harbin es el fósil más importante que he visto en 50 años. Demuestra la importancia de Asia Oriental y China para contar la historia humana», dijo Chris Stringer, jefe de investigación sobre los orígenes humanos del Museo de Historia Natural de Londres y coautor de la investigación.

Los investigadores bautizaron al nuevo homínido como Homo longi, que deriva de Heilongjiang, o río del Dragón Negro, la provincia donde se encontró el cráneo.

publicidad

El equipo tiene previsto comprobar si es posible extraer proteínas o ADN antiguos del cráneo, que incluía un diente, y comenzará un estudio más detallado del interior del cráneo, observando los senos paranasales y la forma de las orejas y el cerebro, mediante tomografías computarizadas.

Según los investigadores, el gran tamaño del hombre dragón podría ser una adaptación al duro entorno en el que probablemente vivió.

Somos familia

Es fácil pensar que el Homo sapiens es único, pero hubo un tiempo en el que no éramos los únicos humanos de la cuadra.

En los milenios transcurridos desde que el Homo sapiens surgió en África hace unos 300.000 años, hemos compartido el planeta con los neandertales, los enigmáticos denisovanos, el «hobbit» Homo floresiensis, el Homo luzonensis y el Homo naledi, así como con otros antiguos homínidos. Con algunos de ellos mantuvimos relaciones sexuales y tuvimos bebés. Algunos de estos antepasados están bien representados en el registro fósil, pero la mayor parte de lo que sabemos sobre los denisovanos procede de la información genética de nuestro ADN.

Descubren los restos de 11 neandertales en Italia 1:16

La historia de la evolución humana cambia constantemente en un periodo especialmente emocionante para la paleoantropología, dijo Stringer.

El anuncio del descubrimiento del «hombre dragón» se produce un día después de que otro grupo de investigadores publicara un artículo en la revista Science sobre unos fósiles hallados en Israel que, según ellos, también podrían representar otro nuevo tipo de humano primitivo.

El hueso de la mandíbula y el fragmento de cráneo sugerían que un grupo de personas vivió en el Medio Oriente hace 120.000 a 420.000 años con características anatómicas más primitivas que los primeros humanos modernos y los neandertales.

Aunque el equipo de investigadores no llegó a calificar al grupo como una nueva especie de homínido basándose en los fragmentos fósiles que estudiaron, dijeron que los fósiles se parecían a poblaciones humanas anteriores a los neandertales en Europa y cuestionaron la opinión de que los neandertales se originaron allí.

«Esta es una historia complicada, pero lo que estamos aprendiendo es que las interacciones entre las diferentes especies humanas en el pasado eran mucho más complicadas de lo que habíamos apreciado anteriormente», dijo Rolf Quam, profesor de antropología de la Universidad de Binghamton y coautor del estudio sobre los fósiles israelíes, en un comunicado de prensa.

Stringer, que no participó en la investigación de Science, dijo que los fósiles eran menos completos que el cráneo de Harbin, pero que era definitivamente plausible que diferentes tipos de humanos coexistieran en el Levante, que era una encrucijada geográfica entre África, Asia y Europa que hoy incluye Líbano, Siria, Irak, Israel, Jordania y otros países de Medio Oriente.

Fósiles Israel

Dos fósiles hallados en Israel ponen en entredicho la idea de que los neandertales se originaron en Europa.

Un tesoro escondido

El cráneo de Harbin fue descubierto en 1933 por un hombre chino no identificado cuando se construyó un puente sobre el río Songhua en Harbin, según uno de los estudios de The Innovation. En aquella época, esa parte de China estaba bajo la ocupación japonesa, y el hombre que lo encontró se lo llevó a casa y lo guardó en el fondo de un pozo para que estuviera a salvo.

«En lugar de entregar el cráneo a su jefe japonés, lo enterró en un pozo abandonado, un método tradicional chino para ocultar tesoros», según el estudio.

Tras la guerra, el hombre volvió a dedicarse a la agricultura en una época convulsa de la historia de China y nunca volvió a excavar su tesoro. El cráneo permaneció desconocido para la ciencia durante décadas, sobreviviendo a la invasión japonesa, a la guerra civil, a la Revolución Cultural y, más recientemente, al desenfrenado comercio de fósiles en China, según los investigadores.

La tercera generación de la familia del hombre solo se enteró de su descubrimiento secreto antes de su muerte y recuperó el fósil del pozo en 2018. Qiang Ji, uno de los autores de la investigación, se enteró del cráneo y convenció a la familia para que lo donara al Museo de Geociencias de la Universidad de Hebei GEO.

Linaje hermano

Según el estudio, el llamado «hombre dragón» pertenecía a un linaje que podría ser nuestro pariente más cercano, incluso más emparentado con nosotros que los neandertales. Su gran tamaño y el lugar donde se encontró el fósil, en uno de los lugares más fríos de China, podrían significar que la especie se había adaptado a entornos hostiles.

El hombre dragón tenía un gran cerebro, ojos profundos, gruesas crestas de las cejas, una boca ancha y dientes de gran tamaño.

«Somos seres humanos. Siempre es una cuestión fascinante saber de dónde venimos y cómo evolucionamos», dijo el coautor Xijun Ni, profesor de investigación de la Academia China de Ciencias y vicedirector del Laboratorio Clave de Evolución de Vertebrados y Orígenes Humanos.

«Hemos encontrado nuestro linaje hermano perdido hace tiempo».

El estudio sugirió que otros desconcertantes fósiles chinos difíciles de clasificar por los paleoantropólogos, como los encontrados en Dali, en Yunnan, en el suroeste de China, y una mandíbula de la meseta tibetana, que algunos consideran denisovana, podrían pertenecer a la especie Homo longi.

Stringer dijo también que era definitivamente plausible que el hombre dragón pudiera ser un representante de los denisovanos, una población humana poco conocida y enigmática que aún no ha sido clasificada oficialmente como una especie de homínido según las normas taxonómicas.

Su nombre se debe a una cueva siberiana en la que se han encontrado los únicos fragmentos óseos definitivos de los denisovanos, pero las pruebas genéticas del ADN humano moderno sugieren que vivieron en toda Asia.

Los denisovanos son un nombre general, dijo Stringer, y no han sido reconocidos oficialmente como una nueva especie, en parte porque los cinco fósiles denisovanos que existen son tan pequeños que no cumplen los requisitos para un «espécimen tipo designado» que lo convertiría en un representante con nombre.

Tanto los denisovanos como el Homo longi tenían molares grandes y similares, señaló el estudio, pero, dado el escaso número de fósiles disponibles para la comparación, era imposible asegurarlo, dijo Ni, que espera que los experimentos de ADN revelen si son la misma especie.

«Apenas hemos comenzado lo que serán años de estudio de este fascinante fósil», dijo Stringer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*

×

Hola

Deseas mayor información, escríbeme.

×