La batalla más sangrienta de Iraq será un videojuego

La batalla más sangrienta de Iraq será un videojuego

(CNN) — Najla Bassim Abdulelah creció en una guerra. La visión regular de cadáveres y el recuerdo de su amiga siendo asesinada junto a ella mientras caminaban a la escuela mancharon su infancia.

La risa de los niños fue reemplazada por una banda sonora incesante de bombas que explotaban, y vivía con un miedo abrumador de perder a su familia.

Entonces, cuando Abdulelah, que ahora vive en Atlanta, Georgia, escuchó que «Six Days in Fallujah», un videojuego de disparos en primera persona ambientado durante la batalla más sangrienta de la guerra de Iraq, estaba a punto de ser liberado, se horrorizó.

«Estoy disgustada de que esto sea algo que producirá ganancias cuando personas como yo sufrieron las consecuencias de esta guerra y tendrán que ver a la gente jugar por diversión», dijo a CNN Abdulelah, de 28 años. «Simplemente no puedo superar la inhumanidad».

Para Abdulelah y otros sobrevivientes de la guerra de Iraq, la inminente publicación de «Six Days in Fallujah» amenaza con reabrir viejas heridas y trivializar su dolor.

Quieren el juego archivado.

publicidad

Pero los creadores del videojuego dicen que es tremendamente incomprendido y que simplemente están usando la jugabilidad —la forma en que los jugadores interactúan con un videojuego— para enseñar historia.

«Una matanza masiva de árabes»

Parte documental y parte videojuego, «Six Days in Fallujah» utiliza el juego para contar la historia y recrear historias reales de la Segunda Batalla de Fallujah. La ofensiva, cuyo nombre en código es Operación Phantom Fury, vio a los marines estadounidenses liderar una fuerza conjunta de tropas estadounidenses, británicas e iraquíes hacia la antigua ciudad.

La batalla duró del 7 de noviembre al 23 de diciembre de 2004 y, según el ejército de EE.UU., es ampliamente considerada como la batalla urbana más dura de EE.UU. desde Huế, Vietnam, cuando los feroces combates entre las tropas estadounidenses y los soldados norvietnamitas resultaron en la muerte de cientos —si no miles— de ciudadanos, que fueron enterrados en fosas comunes sin identificar por las fuerzas comunistas.

En Faluya, las fuerzas lideradas por Estados Unidos fueron casa por casa en busca de presuntos insurgentes. Los combatientes de ambos bandos, así como miles de iraquíes inocentes atrapados en el fuego cruzado, hicieron todo lo posible para evitar a los francotiradores y a las trampas explosivas.

«Nos dijeron al entrar en Faluya, en el área de combate, que cada persona que caminaba, hablaba, respiraba era un combatiente enemigo. Como tal, cada persona que caminaba por la calle o en una casa era un objetivo», dijo Jeff Englehart, un exsoldado estadounidense de la 3.ª Brigada, 1.ª División de Infantería, en el documental de 2005 «Fallujah, The Hidden Massacre«.

Las fuerzas lideradas por Estados Unidos utilizaron más de 300 bombas, 6.000 rondas de artillería y 29.000 rondas de mortero, según los marines estadounidenses. Los oficiales militares también confirmaron que las tropas usaron fósforo blanco, un arma incendiaria muy controvertida que quema la piel.

Ross Caputi, un exinfante de marina de EE.UU. con el 1er Batallón, 8º de Infantería de Marina, recuerda algunas de las controvertidas tácticas utilizadas durante la batalla, como disparar granadas o rondas de munición contra las casas antes de entrar, en caso de que los insurgentes se escondieran dentro.

«Estas tácticas estaban destinadas a mantenernos a salvo. Pero más tarde supe que decenas de miles de civiles todavía estaban escondidos en sus casas durante la operación, por lo que estas tácticas los habrían puesto en un gran peligro», dijo Caputi a CNN. «Las dificultades que Phantom Fury impuso a los habitantes de Faluya y la destrucción que causó me hicieron sentir realmente avergonzado de lo que estábamos haciendo».

Al final, más de 80 soldados estadounidenses murieron, informó CNN. Se desconoce el número de víctimas civiles, pero al menos 800 iraquíes inocentes murieron, según la Cruz Roja. Las ONG locales estiman que la batalla mató a 6.000 iraquíes, en su mayoría civiles, reportó The Guardian.

Al describir las consecuencias, Englehart dijo: «Parecía una matanza masiva de árabes. Parecía una matanza masiva».

Una «nueva forma de entender» la historia

«Six Days in Fallujah» fue desarrollado originalmente por Atomic Games y fue lanzado por el editor japonés de juegos Konami en 2010. Pero la compañía con sede en Tokio se retiró del proyecto un año antes debido a las críticas generalizadas que indicaban que era ofensivo. Atomic Games cerró y el proyecto fue archivado.

En febrero de 2021, el desarrollador Highwire Games y el editor Victura, fundado por el exdirector ejecutivo de Atomic Games, Peter Tamte, anunciaron que estaban resucitando «Six Days in Fallujah».

El juego está programado para ser lanzado a fines de 2021.

«Es difícil entender cómo es realmente el combate a través de personas falsas que hacen cosas falsas en lugares falsos», dijo Tamte en un comunicado anunciando el lanzamiento del juego. «Esta generación mostró un sacrificio y coraje en Iraq tan extraordinarios como cualquier otra en la historia. Y ahora nos ofrecen al resto de nosotros una nueva forma de entender uno de los eventos más importantes de nuestro siglo. Es hora de desafiar los estereotipos sobre lo que los juegos pueden ser.»

Una escena de «Seis días en Faluya». Los desarrolladores dicen que colaboraron con más de 100 miembros del servicio para recrear eventos reales.

Con ese fin, los desarrolladores dicen que colaboraron con más de 100 miembros del servicio militar que brindaron testimonios, fotografías y videos para recrear eventos reales «con autenticidad y respeto». También entrevistaron a 27 iraquíes, 23 de los cuales son de Faluya.

En el juego, un jugador puede elegir ser un militar estadounidense que lidera un equipo en misiones contra insurgentes o un padre iraquí desarmado que intenta escapar con su familia a un lugar seguro. Mientras juegan, los jugadores escucharán a miembros reales del servicio de EE.UU., que narran las misiones, y civiles iraquíes, que transmiten sus experiencias.

«Los jugadores se encontrarán con civiles durante el juego, y estas personas también hablarán directamente con los jugadores a través de entrevistas en video», dijo Tamte a CNN. «Queremos que los jugadores conozcan a estas personas como seres humanos reales, en lugar de simples avatares en la pantalla de una computadora. Y queremos que los jugadores escuchen las perspectivas e historias de estos iraquíes en sus propias palabras».

Los desarrolladores consultan regularmente a los iraquíes sobre cómo se les representa en el juego, dice Tamte. Si un jugador dispara a un civil iraquí, la misión fracasa. Los únicos iraquíes que pueden morir son los insurgentes.

«Un simulador de asesinato de árabes»

Abdulelah comprende la premisa de «Six Days in Fallujah» y el fundamento de Victura para lanzar el juego. Ella misma es gamer.

Pero ella dice que tomar un evento de la vida real, en el que la gente sufrió y murió, y convertirlo en un juego trivializa la experiencia.

Hay formas más respetuosas y creíbles de aprender sobre lo que sucedió en Faluya, dice, señalando noticias, libros y documentales producidos sobre la batalla.

«Me dieron escalofríos pensar en la idea de que pueden usar el escenario de alguien que escapa de algo tan trágico para un juego», dijo Abdulelah, refiriéndose al escenario en el que un jugador puede elegir ser un padre iraquí que huye con su familia. «Me hace llorar. ¿Cómo está esto bien?»

Mohammed Husain, también iraquí-estadounidense, dice que se sintió «herido y perturbado» por la noticia de que se lanzará el juego. Le preocupa que el juego disminuya la importancia de la batalla, especialmente entre los jugadores jóvenes.

«En lugar de un incidente histórico, ahora lo verán como un juego», dijo a CNN Husain, de 26 años.

A Husain, cuyos padres son refugiados de la guerra de Iraq, también le preocupa que los insurgentes en el juego se vean como los típicos hombres iraquíes, lo que, según dijo, podría generar prejuicios en el mundo real. Las capturas de pantalla del juego muestran a algunos insurgentes que se distinguen por un tocado blanco y negro, que es un atuendo común en Iraq y otros países árabes.

«Deshumaniza al pueblo iraquí, mostrando cómo algunos son insurgentes, algunos son Al-Qaeda, algunos son civiles, sin forma de diferenciarlos. Insensibiliza a esta generación a este tipo de violencia contra nuestro pueblo», dijo.

Una escena de «Seis días en Six Days in Fallujah» muestra a un militar estadounidense apuntando con su arma a un iraquí vestido con un traje tradicional.

El Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas (CAIR, por sus siglas en inglés), la organización musulmana de defensa y derechos civiles más grande del país, teme que el juego pueda reforzar los estereotipos dañinos de los iraquíes, así como de otros árabes y musulmanes.

CAIR y Veteranos por la Paz (VFP, por sus siglas en inglés) volvieron a hacer un llamado el viernes para archivar «Six Days in Fallujah». En agosto, emitieron una carta pública en la que lo denunciaban como un juego que «glorifica la violencia que cobró la vida de más de 800 civiles iraquíes, justifica la invasión ilegal de Iraq y refuerza las narrativas islamófobas».

En abril, las dos organizaciones se asociaron para lanzar una petición en la que solicitaban a las empresas de videojuegos, incluidas Microsoft Corporation (Xbox), Sony Interactive Entertainment (PlayStation) y Valve Corporation, que no alojaran ni distribuyeran digitalmente el juego.

Garett Reppenhagen, director ejecutivo de VFP, es un exfrancotirador del ejército estadounidense que sirvió en el Triángulo Sunita durante la Segunda Batalla de Faluya.

«Como veterano de combate y jugador, me preocupa ver lo que equivale a un simulador de asesinato de árabes, que no reconoce el impacto de la guerra de asedio contra una población civil desarmada y atrapada», dijo Reppenhagen a CNN.

Cuando se le preguntó sobre las críticas a «Six Days in Fallujah» y la petición, un portavoz de Microsoft dijo a CNN: «Estamos al tanto de las preocupaciones y estamos investigando el contenido».

Ni Sony ni Valve respondieron a la solicitud de comentarios de CNN.

«¿Cómo te sentirías?»

Victura se mantiene firme en su decisión de publicar «Six Days in Fallujah». Insiste en que el juego proporciona una forma nueva y emocionante para que las personas se enteren de lo que sucedió.

«Cuando anunciamos originalmente Six Days in Fallujah en 2009, nos enteramos de que algunas personas creen que los videojuegos no deberían abordar eventos de la vida real. Para estas personas, los videojuegos parecen más juguetes que un medio capaz de comunicar algo esclarecedor. No estamos de acuerdo», dijeron los fabricantes en un comunicado en febrero. «Los videojuegos pueden conectarnos de maneras que otros medios no pueden».

La iraquí-estadounidense Najla Bassim Abdulelah dice que «Six Days in Fallujah» es ofensivo para los sobrevivientes de la guerra de Iraq.

Los críticos también quieren que la gente aprenda sobre la tragedia que se desarrolló en Faluya. Pero dicen que convertirlo en un videojuego de disparos en primera persona que se juega con fines de entretenimiento es insensible e irrespetuoso, especialmente cuando muchos iraquíes todavía se están recuperando de la destrucción.

«Six Days in Fallujah» es una «desgracia» para la industria de los videojuegos, dice Abdulelah. El trauma de iraquíes como ella, dice, no debe «convertirse en un mira y repite».

«No se trata de honrar a los inocentes que murieron. Es muy irrespetuoso con su memoria. Sin mencionar que es una historia muy reciente. La gente todavía está viviendo y digiriendo el trauma que adquirió en la guerra de Iraq», dijo. «Mi familia y yo fuimos testigos de cosas horribles y mortificantes… no es un recuerdo del que queramos sentarnos, volver a visitar o hablar».

Los hospitales de Faluya han informado de picos en los defectos de nacimiento y casos de cáncer desde 2005, según un estudio de 2010 en el que algunos expertos médicos sugirieron que el uso de uranio empobrecido podría ser el culpable.

Muchos iraquíes que vivieron la guerra también sufren de trastorno de estrés postraumático (TEPT) y aún no han recibido ningún tipo de atención para su salud mental, según los investigadores.

Un estudio de 2014 en Bagdad mostró que más del 80% de los participantes informaron haber experimentado al menos un evento traumático que los llevó a sufrir TEPT y otros problemas de salud mental.

Husain, que evita los documentales sobre la guerra debido al trastorno de estrés postraumático de sus viajes anuales a Iraq, incluido uno en el que dice que casi muere en la explosión de un automóvil, dice que archivar el juego «no debería ser un debate».

Cuando se le preguntó si tenía un mensaje para Highwire Games y Victura, Husain hizo una pregunta propia:

«¿No han perdido a sus seres queridos?» preguntó. «¿Cómo te sentirías si estuvieras en el extremo receptor? ¿Si vieras un videojuego sobre una tragedia que afectó a tu familia, a tu gente? ¿Cómo te sentirías?»

La crisis de refugiados en México, según funcionario 11:09

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*

×

Hola

Deseas mayor información, escríbeme.

×