Recuperar contraseñas olvidadas o usar el móvil como lupa: cinco trucos tecnológicos que facilitan la vida

Recuperar contraseñas olvidadas o usar el móvil como lupa: cinco trucos tecnológicos que facilitan la vida

Mònica Torres

La tecnología es un arma de doble filo para muchos. Puede parecer compleja y asustar a quien no sea muy hábil en su terreno, pero también facilitar pequeñas tareas si se aprovecha convenientemente. Vamos a centrarnos en su segunda faceta, la de amiga de todos, con independencia de los conocimientos que se tengan delante de una pantalla. ¿Cómo se puede exprimir un móvil o un ordenador para simplificar situaciones cotidianas? Mostramos cinco trucos prácticos que pueden ayudarnos.

Una solución a la presbicia que está en el bolsillo y no son las gafas

Uno de los más temidos y frecuentes males que acompañan a la madurez es la vista cansada. Las gafas de cerca son ya un recurso necesario para muchos a partir de cierta edad, pero quienes se resistan a adoptar esta solución pueden recurrir al móvil como remedio temporal. ¿Cómo? Empleando la función lupa del sistema. Se trata de utilizar la cámara del móvil como si se tratara de una lente de aumento para salir del aprieto con el menú del restaurante o leer un texto puntual. Naturalmente, también sirve para observar al detalle ese insecto que hemos encontrado en nuestro paseo por el campo.

Quienes tenga un móvil Android, pueden optar por activar la lupa en Ajustes/Accesibilidad/Mejoras de visión/Lupa y posteriormente pulsar el icono en la parte inferior que da acceso a esta nueva función cada vez que se necesite. Alternativamente pueden recurrir a alguna aplicación dedicada en la Play Store como Lupa. Quienes tengan un iPhone, pueden activar este interesante recurso en Ajustes/Accesibilidad y luego utilizar la lupa pulsando tres veces el botón lateral del dispositivo.

Planta cara a la ciberbasura con direcciones de correo temporales

Cada vez que nos damos de alta en un servicio en internet, nos vemos obligados a introducir nuestra dirección de email y al hacerlo, aumentan las posibilidades de que esta caiga en manos de gente dedicada a enviar ciberbasura (spam en inglés) ya sea por un ciberataque o porque abiertamente el servicio en cuestión la proporcione a terceros. Los filtros frente al correo no deseado son un buen remedio una vez que ha surgido el problema, pero todavía resulta más eficaz emplear una dirección de correo electrónico desechable. Sí, como los pañuelos de papel. Se emplean únicamente para dar de alta cuentas en internet y posteriormente se pueden eliminar evitando el goteo de correos no deseados.

Son varios los productos que ofrecen direcciones de email desechables y uno de los más populares es SimpleLogin. Esta herramienta basada en código abierto permite crear alias o direcciones de correo electrónico temporales. Al estar el servidor alojado en la Unión Europea cumple con la estricta normativa comunitaria relativa a la protección de datos. El funcionamiento es sencillo: una vez dado de alta en el sistema, el usuario creará un alias para ser utilizado como dirección de correo electrónico ficticia, pudiendo crear varias en su perfil y luego dirigir los mails una dirección real. La ventaja es que, en cualquier momento, el usuario puede borrar ese alias y dar por concluido el posible problema de spam al que se vea sometido la cuenta.

¿Dónde habré aparcado el coche?

No saber dónde se ha aparcado el coche es uno de los dramas cotidianos de nuestra época. Cuando se viaja a una ciudad que no se conoce, las probabilidades de desubicarse se disparan. Pero como es habitual en el mundo de la tecnología, siempre hay una solución para los más despistados, y se encuentra en los móviles.

Quienes cuenten con conexión Bluetooth entre el dispositivo móvil y el coche ―para utilizarlo como manos libres o reproducir música, por ejemplo― pueden lograr que volver al vehículo sea un proceso sencillo en el que la tecnología les guie paso a paso. Para aquellos que hayan llegado al aparcamiento usando la aplicación Waze, esta recordará el punto exacto de forma automática. Quienes posean un iPhone también lo tienen fácil, pues cuando el móvil se desconecta del sistema Bluetooth o CarPlay del vehículo, la aplicación Mapas recuerda su posición exacta (esta función puede activarse o desactivarse la opción en Ajustes-Mapas-Mostrar coche aparcado). Los usuarios de Android que no utilicen Waze tendrían que recurrir al asistente de voz de Google, al que se puede indicar que recuerde la ubicación del aparcamiento con un “he aparcado aquí”.

Cómo leer mensajes de WhatsApp sin el ‘tick’ azul de confirmación

La notificación de lectura de WhatsApp —popularmente conocida como doble tick azul— es un arma de doble filo, ya que alerta al remitente de la lectura del mensaje y una respuesta no inmediata puede generar conflictos. No obstante, algunos trucos permiten leer el contenido de un mensaje (o el grueso del mismo), sin mostrar la temida confirmación.

Una forma de hacerlo es activar previamente el modo avión en el dispositivo y leer el mensaje con calma, aunque a sabiendas de que la confirmación de lectura se activará tan pronto como desactivemos dicho modo.

Los usuarios de Android cuentan además con una herramienta más poderosa: emplear el llamado widget de WhatsApp. Los widget ―tarjetas de previsualización de las aplicaciones― se activan al presionar un espacio en blanco de la pantalla del móvil. El usuario puede entonces elegir el correspondiente a WhatsApp y ahí navegar por los mensajes leyendo el contenido sin que el remitente reciba una notificación. ¿Y los propietarios de un iPhone? Pueden echar un vistazo a buena parte del contenido del mensaje desde el menú de notificaciones cuando el móvil está bloqueado, pulsando de forma sostenida el mensaje en cuestión, empleando así el llamado sistema 3D Touch del dispositivo.

Para recordar todas nuestras contraseñas

Chrome de Google es el navegador más utilizado en el mundo, con un 70% de cuota de mercado según el último informe de la compañía de análisis NetMarketShare de noviembre pasado, y ofrece la ventaja de almacenar las contraseñas de los sitios a medida que vamos introduciéndola en las distintas páginas. Ahora bien, ¿Cómo pueden visualizarse estas contraseñas? Un truco rápido y directo consiste en pegar este comando en la barra de direcciones del navegador: chrome://settings/passwords. Esta secuencia nos llevará directamente a los ajustes de Chrome y en ellos al apartado de las contraseñas. Los usuarios del navegador Edge, con una cuota del 10% según la misma fuente, pueden obtener el mismo resultado pegando edge://settings/passwords.

Esta sencillez para recuperar las contraseñas puede ser muy útil para el usuario. Pero resulta también inquietante, porque la sustracción o pérdida accidental de su dispositivo puede dejarle en una situación de gran vulnerabilidad. Por ello, siempre se recomienda que el equipo tenga a su vez contraseña, pin u otro método de identificación, que se nos solicitará cuando tratemos de acceder a los citados directorios donde se almacenan las contraseñas.

Adicionalmente, Google ha dispuesto una página específica para mostrar y gestionar las contraseñas sincronizadas en la cuenta de cada usuario: se trata de https://passwords.google.com/ Para acceder a este menú, es necesario estar registrado en el navegador con la cuenta de usuario y una vez en el servicio, se puede consultar, editar y hasta borrar las contraseñas almacenadas. El navegador almacenará estas credenciales desde cualquier dispositivo (ordenador, tableta o móvil) que emplee Chrome y el usuario haya accedido a su cuenta de Google.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en Facebook y Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*

×

Hola

Deseas mayor información, escríbeme.

×