Un comité del Senado de EE UU somete a un duro escrutinio a Facebook

Un comité del Senado de EE UU somete a un duro escrutinio a Facebook

Antigone Davis testifica ante un comité de Comercio del Senado, este jueves.
Antigone Davis testifica ante un comité de Comercio del Senado, este jueves.TOM BRENNER / POOL / EFE

El término que se utiliza cuando alguien debe ser sometido al escrutinio de algún comité del Senado de Estados Unidos es bastante elocuente: grilled, lo que en español podría traducirse algo así como que “frito a preguntas”. Eso es lo que ha sucedido durante varias horas este jueves con la jefa de Seguridad Global de Facebook: Antigone Davis. La trabajadora ha sufrido un interrogatorio cercano a la humillación, al tener que parapetarse una y otra vez tras frases hechas tales como “esa no es mi área de conocimiento” al no poder contestar con un o un no rotundo a cuestiones cómo si Facebook se compromete a dar los pasos necesarios para proteger al público más joven.

Ninguno de los senadores norteamericanos que han cuestionado a Davis ha dejado fuera de la sala su indignación ante el daño que creen que Facebook está haciendo a la juventud. Todo comenzó cuando hace más de dos semanas, el diario The Wall Street Journal publicó que Instagram, la red social de fotografías que posee Facebook, tiene un efecto tóxico para la salud mental de los adolescentes, más concretamente las chicas adolescentes. Davis fue criticada con dureza por el senador texano Ted Cruz por ni siquiera haberse molestado en acercarse al Capitolio y testificar desde su oficina en Washington vía Zoom.

Según el Journal, Facebook realizó en los últimos tres años estudios internos sobre la toxicidad de Instagram, que constataban que la red social es perjudicial para un grupo sustancial de usuarios. “Un 32% de las chicas dicen que cuando se sienten mal con su cuerpo, Instagram les hace sentir peor”, decía uno de los informes, de marzo de 2020. Ansiedad, depresión, intentos de suicidio. Los informes internos de Facebook revelaban un lado muy oscuro que la compañía ha tratado de blanquear este jueves en el capitolio. Para Antigona Davis, los datos ofrecidos por el diario de Wall Street han sido malinterpretados.

Sea como fuere, la investigación del diario neoyorquino se tradujo casi de inmediato en el retraso del desarrollo de un Instagram para menores de 13 años ―que había bautizado como Instagram Kids― y en la convocatoria de un subcomité del comité de Comercio del Senado para que Facebook respondiera ante él. El senador Ed Markey, demócrata por Massachusetts, no se andó con rodeos y directamente equiparó a Facebook con las grandes tabacaleras. “Instagram es ese primer cigarrillo de la infancia destinado a que los adolescentes acaben enganchados” a la nicotina.

Para Markey, Instagram -Facebook- explota la presión que sienten los jóvenes al ver juzgado su nivel de popularidad en esa red social hasta tal punto que daña su salud. “Facebook es como las grandes tabacaleras, impone un producto que sabe que es dañino para la salud de los jóvenes”. En una crítica sobre los intereses monetaristas bajo los que, en opinión del senador Markey, se mueve Facebook, las siglas de Instagram, IG, serían el equivalente a insta-greed (codicia instantánea).

El presidente del subcomité de Comercio del Senado, el senador Richard Blumenthal, advertía desde por la mañana en su cuenta de Twitter de que iba a ser duro con la compañía de Mark Zuckerberg durante la sesión de control. “Preguntaré a Facebook cómo puede justificar el hecho de que se haya publicado que pensaban reclutar y explotar a niños tan jóvenes como de cinco años”. El senador de Connecticut añadía a su tuit el enlace con el artículo del Journal.

“Vamos a investigar los efectos tóxicos de Facebook e Instagram sobre los jóvenes y vamos a formular preguntas muy duras sobre si las grandes empresas tecnológicas están haciendo daño conscientemente a la gente y ocultan ese conocimiento”, dijo Blumenthal. La responsable de Seguridad Global de Facebook dijo no considerar los informes internos de la compañía como “una bomba explosiva”. Ante tal afirmación, el senador Blumenthal dijo que no podía estar más en desacuerdo con la ejecutiva. “Esa investigación sí es una bomba”, declaró el demócrata. “Es una prueba importante y poderosa que dice que Facebook conoce los efectos dañinos de su red en los niños y que ha ocultado estos hechos y hallazgos”.

Davis se ha defendido como ha podido, aportando datos que llevaba preparados para la defensa de la compañía. Según ella, Facebook eliminó más de 600.000 cuentas en Instagram de junio a agosto de este año que no cumplían con el requisito de edad mínima de 13 años. La ejecutiva se ha ajustado a un guion que no le dejaba mucho hueco para maniobrar ante preguntas muy directas de los senadores que buscaban preguntas concretas. “Facebook ha empleado durante toda su historia sus investigaciones internas junto con las de expertos y grupos independientes para ver cómo modifica sus apps para garantizar la seguridad de los jóvenes al usar sus plataformas y asegurar que los que son demasiado jóvenes para usarlas no lo hagan”, citó Davis en su defensa y en la de su jefe, Mark Zuckerberg.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en Facebook y Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*

×

Hola

Deseas mayor información, escríbeme.

×